como hacer patatas fritas

Cómo hacer patatas fritas perfectas y 5 maneras de presentarlas

Las patatas fritas son un plato icónico, a pesar de su sencillez es uno de los más populares y uno prácticamente universal. El acompañante perfecto para una jugosa hamburguesa, aunque de acuerdo cómo se prepare y presente también puede ser una gran entrada, tapa o plato para picotear. Suele ser la guarnición perfecta para carnes o pescados y aunque son muy sencillas de hacer, podemos pecar en cometer errores que pueden condenar nuestros platos. Hay que prestar mucha atención por que no podemos cometer el error de subestimar el impacto de unas patatas fritas bien hechas. Se pueden freír de varias maneras, y los cortes también pueden ser variados, desde el clásico fino y alargado, en gajos e incluso en forma de canoas, perfectas para acompañar con salas rusticas. Se trata de un plato común, pero realmente es muy versátil, y por esto te mostramos algunas opciones interesantes de presentarlas y algunos trucos de cómo hacer patatas fritas. Al lío…

Tabla de contenidos

Trucos para hacer patatas fritas

     1. Jamás uses patatas congeladas. La patata frita debe ser natural, las patatas fritas de bolsa que pueden comprarse en cualquier supermercado está muy bien para consumo particular pero no son una buena opción si queremos presentarlas en nuestro bar o restaurante. A parte de que se nota mucho cuando una patata frita es congelada o no por su aspecto, lo cierto es que en el sabor también se nota muchísimo. Podemos estropear un buen solomillo si lo presentamos con unas patatas fritas congeladas cuya principal ventaja es que vienen cortadas y preparadas para ser fritas sin preámbulo. Puedes ahorrar mucho tiempo usando un pelatatas y existen muchos utensilios para darles el corte perfecto a las patatas fritas dependiendo de como las quieras. En esta web puedes encontrar muchos modelos que se adaptarán a tus necesidades. Si decides cortarlas a mano, ten en cuenta que deben tener más o menos el mismo grosor o tendrás problemas a la hora de freirlas (ya que alguna te quedará mas cruda que otra).

patata agria - Cómo hacer patatas fritas perfectas y 5 maneras de presentarlas    2 . Elige bien la variedad de patatas para freír. Como todo en la vida, hay cosas que funcionan mejor que otras para lograr los objetivos que buscamos. Existen muchos tipos de patatas en el mercado y hay unas que son idóneas para la fritura y otras que funcionan mejor para cocer… En este sentido, la mejor variedad de patatas para freír es la patata agria ya que contiene menos almidón, pero también puedes usar otras variedades adecuadas como la patata Baraca o la Kennebec. En cualquier caso, si sigues los pasos que te sugerimos , no tendrás mucho problema para que te salgan unas patatas fritas deliciosas.

     3. Lava las patatas cortadas. La patata lleva mucho almidón y si no lo eliminamos antes de freírlas hará que las patatas queden pegadas las unas con las otras. Queremos que el resultado de nuestras patatas fritas sea perfecto, por ello queremos que queden sueltas y el truco es tan simple como lavarlas bien antes de freírlas. Con unos 30 minutos de remojo será suficiente para que suelten el almidón.

     4. Seca bien las patatas. Después de lavarlas es necesario secarlas bien antes de meterlas en la freidora. Obviamente cuanta menos humedad tengan las patatas mas crujientes quedarán y menos problemas tendremos al meterlas en el aceite.

     5. Fríe las patatas una primera vez. El sistema ideal para que las patatas queden perfectas es freírlas dos veces. En esta primera vez, usaremos el aceite, preferiblemente de oliva, a unos 130º. Para ello usaremos una freidora industrial con abundante aceite y dejaremos las patatas que se frían durante aproximadamente 5 minutos. Las retiraremos y las dejaremos reposar hasta que se enfríen. Este proceso podemos realizarlo antes del servicio de comidas y tener las patatas listas para el último paso antes de dar las comidas. Así nos aseguramos de que las patatas fritas queden perfectas cuando las sirvamos ya que solo tendremos que darles el ultimo golpe en la freidora.

      6Fríe las patatas por última vez. Como ya hemos dicho, este es el último paso antes de servirlas. Podemos tener las patatas «pre-fritas» antes de nuestros servicios de comida y así servirlas perfectas. Para ello, las freiremos en la freidora con abundante aceite a unos 180º hasta que terminen de dorarse. De esta manera conseguiremos unas patatas fritas crujientes por fuera y blanditas por dentro.

conseguir las patatas fritas perfectas

Cinco presentaciones diferentes para patatas fritas

1. Patatas fritas con queso y bacon

Crocantes, suaves por dentro y cremosas. La combinación perfecta y muy sencilla de preparar. Basta con tener una cama abundante de patatas fritas tradicionales (finas y alargadas) bañadas con una salsa de queso (puede ser cheddar fundido o una mezcla de varios) el toque final, trozos pequeños de tocino muy crocante por encima.

patatas fritas con bacon y queso

2.  “Nachos” de patatas fritas

Inspirados en el tradicional plato de comida mexicana de nachos, esta versión cambia los trozos de tortillas “totopos” por patatas fritas, los demás ingredientes se mantienen. Es decir, una cama de patatas bien crocantes en su exterior con carne picada, queso fundido, frijoles negros, guacamole, crema y claro trozos de jalapeño y cilantro espolvoreado por encima. Toda una delicia.

Nachos de patata frita

3.  Pizza de patatas

Las patatas van bien con muchas combinaciones, esta opción se podría decir que es comida fusión. Se trata de una base abundante de patatas fritas muy crocantes, bañadas con mozzarella y trozos pequeños de salami. Esta preparación se gratina en el horno y se acompaña con salsa marinara para mojar cada patata. Todos los sabores de la pizza, pero con patatas. Y fácilmente puede convertirse en un plato vegetariano si se sustituye el salami por algún vegetal.

patatas fritas a la parmesana

5.  Patatas a la gremolata

La gremolata es una salsa verde italiana muy aromática y gustosa. Su ingrediente principal es el perejil, acompañado de ajo, zumo de limón, y por supuesto, sal y pimienta. Esta combinación se mezcla muy bien con las patatas recién salidas del aceite. Se trata de un sabor muy fresco con un toque ácido que cambia por completo el sabor de las clásicas patatas

Patatas a la gremolata

¿Qué opción prefieres? Sin duda cualquiera será perfecta para compartir con amigos, e incluso, para incluir en el menú de un restaurante.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo nuestro blog

Ir arriba